Mejoras en gimp

Como dijo Bertrand Russell, "la matemática posee no sólo verdad, sino también belleza suprema" y es que, cuando las fórmulas no son hermosas, son simplemente cuentas.

Mejoras en gimp

No soy fotógrafo, soy un técnico que trabaja con fotógrafos. Digo esto porque voy a hablar de GIMP desde un punto de vista más técnico que artístico. Aunque en esencia, arte y ciencia van de la mano. No hay belleza sin matemáticas, ni matemáticas sin belleza.

Como dijo Bertrand Russell, "la matemática posee no sólo verdad, sino también belleza suprema" y es que, cuando las fórmulas no son hermosas, son simplemente cuentas. Y lo que no es bello, suele caer en el olvido. Pero lo elegante y útil sobrevive y evoluciona.

Este es el caso de GIMP. Un programa útil y elegante, tanto para fotógrafos, ilustradores, diseñadores y otras ramas más artísticas como para técnicos, matemáticos o programadores. Por ello sobrevive. Por ello evoluciona. Por ello tenemos GIMP 2.10.

Muchas veces me encuentro con un problema al hablar con músicos, con fotógrafos o, especialmente, con directores artísticos, y es que me resulta complicado entender su lenguaje: hacer que un sonido sea "brillante", "sobreexponer" una imagen digital o dar un "look beauty". Pero en el sector audiovisual esta es la jerga más usada. Mucho más que hablar de frecuencias, que es el uno de los conceptos que unen a la imagen con el sonido o de los espacios de color y sus canales.

Supongo que los programadores de GIMP se encontrarán con estos problemas. Y, dado que el software libre se debe a la comunidad, GIMP 2.10 implementa muchas funcionalidades orientada a fotógrafos.

En el menú Colores, nos encontramos con la herramienta "Exposición", con un balance de blancos automático. También un concepto que le gusta mucho a los fotógrafos, que es en el menú Filtros / Realzar, está la herramienta de "Paso alto".

Herramienta Exposición

Pero también con un montón de herramientas que nos encantan a los que venimos del mundo de ImageMagick y nos gusta operar con los colores. Veamos alguna de ellas:

En Colores / Componentes tenemos tanto "Extraer componente" como "Descomponer". Extraer componente permite trabajar únicamente con un canal de un determinado espacio de color. Es una forma de pasar a escala de grises una imagen según unas determinadas características, como pueda ser si tiene mayor o menor cantidad de uno de los colores primarios o según la luminosidad de la imagen.

Descomponer, es lo mismo, pero separando en capas los distintos canales. Por ejemplo, en un espacio de color RGB, lo que hace es separar tres capas: una con la información del rojo, otra con la información del verde y la tercera, con la información del azul.

Canales RGB

Una vez separados los canales, podemos trabajarlos individualmente y volver a componer la imagen con Colores / Componentes / Componer. Y lo mejor de todo, es que GIMP 2.10 no nos permite trabajar únicamente con el espacio de color RGB, sino con doce espacios de color más.

Esto nos da una mayor precisión a la hora de trabajar con los colores y, sobre todo, nos permite hacer modificaciones puntuales únicamente a un canal.

Otra de las mejoras que aporta GIMP 2.10 respecto a anteriores versiones es la cantidad de modos de fusión de capas que trae. Sin añadir ni quitar nada a la instalación por defecto, 38 modos distintos de combinación de capas, entre las que se incluye el modo borrar y modos que afectan a los canales de distintos espacios de color.

Color a Alfa, en el menú Colores, permite seleccionar un color, bien con el cuentagotas, bien seleccionando directamente el color en el panel o con el código hexadecimal, que lo transforma en transparente. A la hora de quitar fondos o eliminar objetos en una imagen facilita mucho la tarea en lugar de tener que hacer recortes, borrar o tener que añadir máscaras.

Pero con las máscaras también hay mejoras, y muchas. No a la hora de aplicar una máscara de capa, que no deja de ser aplicar mayor o menor transparencia dependiendo de la tonalidad de la máscara, sino a la hora de crearlas.

Aparte de la separación de canales que he citado antes, permitiendo un mayor abanico de modalidades de pasar a escala de grises, GIMP 2.10 cuenta también con otras muchas formas de pasar una imagen a escala de grises. En Colores / Desaturar tenemos cuatro herramientas muy interesantes: Color a escala de grises: herramienta mejorada respecto a anteriores versiones con la posiblidad de trabajar independientemente el ruido, el número de muestras y las iteraciones. Desaturar: con cinco modos distintos: Luminosidad, Luma, Luminosidad (HSL), Media (intensidad HSI) y Valor (HSV) Mezclador mono: básicamente une en una misma herramienta con deslizadores el trabajar con niveles con los tres canales RGB por separado. Sepia: que no pasa a escala de grises, pero sirve como paso intermedio.

Valor (HSV)

Como podemos ver, varias de las mejoras que aporta GIMP 2.10 respecto a las versiones anteriores se basan en una mayor versatilidad a la hora de trabajar con distintos espacios de color e, individualmente, con sus distintos canales.

Y todo esto, en un entorno amigable, bastante intuitivo y con una nomenclatura que satisface tanto a técnicos como artistas. Y es que, como dijo James Joseph Sylvester, a quien le debemos muchas aportaciones a las matrices, a la combinatoria y muchos otros conceptos matemáticos que usamos día a día en la informática:

"Las matemáticas son la música de la razón".